28 octubre, 2015 Social Media

Las marcas apuestan por lo ‘vintage’

No nos llama la atención ver a jóvenes vestidos como sus padres o incluso como sus abuelos. La fiebre por lo ‘vintage’ ha logrado que muchos amantes de las tiendas de segunda mano desempolven cajas olvidadas en el fondo del trastero con ropa de generaciones anteriores.

Las empresas, conscientes de que lo retro vende hoy más que nunca, están desarrollando un ‘branding’ enfocado a lo ‘vintage’ muy alejado de la creatividad tecnológica moderna (pero que no prescinde de sus capacidades técnicas) para otorgar a sus marcas el efecto de antigüedad deseado. El pasado regresa pisando fuerte. Pero, ¿por qué?

El motivo puede encontrarse en la velocidad con la que el mundo ha cambiado en las dos últimas décadas. La revolución tecnológica y la fascinación por lo digital aletargaron los recuerdos de infancia de muchos millennials. La crisis económica y la frustración de las expectativas laborales y familiares de esta generación ha creado un deseo irrefrenable de mirar a su propio pasado, cuando la felicidad e inocencia de su infancia reinaba en sus vidas.

La nostalgia se ha convertido en un gran motor de ventas, que según los expertos inclina a los consumidores a gastar más dinero. Cualquier intento al azar de posicionamiento de marca no habría cosechado el éxito que vive actualmente lo retro de no ser porque los productos ‘vintage’ no exigen la descodificación del cliente. Y es que el nexo de unión es automático porque esa información ya se encuentra en la memoria del consumidor y apela a una realidad conocida que evoca tiempos felices.

En este sentido, asistimos con cierto grado de perplejidad a la vuelta de anuncios televisivos de décadas anteriores: champús, coches o limpiacristales que parecían olvidados han regresado utilizando el ‘branding’ del pasado. Las empresas aprovechan además la fiebre por lo ‘vintage’ para alimentar su leyenda y conectar con un nuevo consumidor final -o la versión renovada de un consumidor de antaño- que, aunque inmerso en una sociedad tecnológica que nada tiene que ver con el estilo de vida de hace décadas, apuesta por un toque retro o ‘pin-up’.

La historia se repite

Lo cierto es que el amor por productos y estéticas de otra época no es algo nuevo. Las pautas de consumo siempre han adquirido, en algún contexto histórico, una especial fijación por lo antiguo. En el siglo XIX, por ejemplo, se instauró la moda por los fósiles y se creó incluso una exitosa industria en torno a ellos. También en ese mismo periodo, la moda imperio convirtió la vestimenta de la Roma Imperial en tendencia, dando un salto, nada menos, que de casi dos mil años.

Tagged: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


 

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete a nuestra newsletter semanal

Si quieres estar al día sobre las noticias y tendencias que se mueven en el Mundo de la Publicidad, el Marketing y la Comunicación, este es el lugar perfecto.

Esta infomación nunca será compartida con terceros