22 septiembre, 2015 Social Media

¿Democratización de la tecnología?

Hace pocos días vimos que bq presentó su nuevo terminal: el bq Aquaris A4.5, el primer Android One (la apuesta de Google para smartphones pensados para competir en países emergentes). Parecen buenas noticias ¿no? Pues para nada.

La idea original a priori es muy buena: llevar la tecnología actual a todo el mundo mediante precios bajos. Lo que ocurre es que desde aquí, en WIMIT, no entendemos muy bien el nuevo movimiento de Google.

Veamos algunas de las especificaciones básicas que posee este nuevo teléfono de bq: pantalla de 4,5 pulgadas, un procesador de 4 núcleos (Mediatek MT6735M) y 1 Gb de RAM, acompañados de 16 Gb de memoria interna (ampliables mediante microSD). No está mal ¿verdad? Pues sí que lo está… y mucho. Sin tecnicismos: el procesador es bastante antiguo, la memoria RAM, sin ser insuficiente, debería ser el doble (¡y más por el precio de salida!). La memoria interna es ridícula (exactamente como la de los iPhone más baratos).

Android One pretende ser una manera de proporcionar terminales baratos a mercados que no pueden sufragarse grandes gastos en tecnología. Android provee del software (Android puro) y algunos fabricantes elegidos pondrían el hardware. Hasta aquí bien. Pero ¿es España este tipo de mercado? ¿Es un mercado emergente un país cuyos mayores éxitos de ventas son el iPhone y los Samsung de gama alta, todos por encima de los 700 euros? Sorprendente. Android One es un proyecto de Google que tiene como objetivo el sistema operativo Android en terminales asequibles de países con una baja capacidad adquisitiva. (…uhmmmmmmm)

Países como Sri Lanka, India, Kenia, Bangladés, Turquía o Nepal (entre otros) podrán acceder a todas las excelencias de Android a precios moderados. Esta idea de Android One se puede resumir en un terminal con sistema operativo Android puro (sin capas ni personalización del fabricante), con un hardware de gama baja/media y cuyo precio rondara los 100 euros. Lo que el otro día nos encontramos fue que bq ha presentado el primer Android One en España, pero no sabemos con qué propósito. ¿Google abandona la idea de un teléfono para países emergentes o, al contrario, España está dentro de este grupo? El bq Aquaris A4.5 es muy limitado en cuanto a sus especificaciones como hemos visto. Por ese precio, e incluso por menos, encontramos en el mercado terminales más potentes, con hardware más moderno y, algo de lo que no hemos hablado aún, con unas terminaciones mucho mejores que el simple plástico de este smartphone y con unos acabados bastante pobres.

Podría pensarse que nos pretenden vender la idea de que tenemos que pagar más si queremos ser los primeros en actualizar nuestro teléfono. Y es que debemos recordar que el sistema operativo de Google es el más difundido… pero también el más fragmentado: a la hora de presentar la nueva versión, Android 6.0, tan solo el 2,5% de los dispositivos Android tienen instalada la versión anterior, la 5.1.1.

Desde WIMIT nos alegramos de que una empresa española como bq haya conseguido la confianza de un gigante como Google. Lo que no nos gusta tanto es el precio, ya que con ese hardware debería haber sido más económico aún el primer terminal europeo con Android One. Auguramos buenas ventas de este terminal, ya que bq ha conseguido con su propio esfuerzo captar el cariño del público, pero tal vez muchos se sientan algo decepcionados con la tecnología que viene con él. ¿Democratización de la tecnología? Nosotros creemos que así no.

Tagged: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


 

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete a nuestra newsletter semanal

Si quieres estar al día sobre las noticias y tendencias que se mueven en el Mundo de la Publicidad, el Marketing y la Comunicación, este es el lugar perfecto.

Esta infomación nunca será compartida con terceros