12 julio, 2016 Social Media

Un nuevo packaging para una nueva generación

El mundo del packaging está en constante evolución. Cuando las marcas estaban adaptándose a los millennials, ya se empiezan a oír voces que hablan que una nueva generación, la Z, el grupo de los nativos digitales. Y el mundo del packaging ha empezado a prepararse.

Jóvenes nacidos en los años noventa que se caracterizan por tener claras sus decisiones compra y que sin duda van a cambiar la estrategia comercial de muchas empresas en lo que a packaging se refiere.

Cuenta Guillermo Dufrances en Infopack que este grupo siempre ha vivido en un mundo digital en el que están siendo constantemente bombardeados con información. Por eso el coordinador de Diseño Gráfico de Tridimage asegura que “es importante seducirles con diseños cada vez más atractivos, funcionales y que logren sorprenderles”.

“Los envases tienen que ser útiles, fáciles de usar y deseables como para querer exhibirse con el producto en la mano o bien identificarse como fan de esa marca”.

Paola Caballer, del Observatorio de Tendencias de Surgenia señala por su parte en la revista IDE cuáles serán las cuatro tendencias principales que marcarán el packaging en los próximos años.

Envases funcionales. Además de un diseño atractivo y práctico, dicen los expertos que se tendrá muy en cuenta que los productos, precocinados por ejemplos, sean fáciles de preparar, de abrir o de cerrar.

Envases ecológicos. La preocupación por el medioambiente será una las principales motivaciones que incitarán a la compra de un producto. Por eso las marcas están empezando a invertir en nuevos envases creados a partir de residuos orgánicos como la piel del tomate, los excedentes de la producción de patata y otros materiales biodegradables.

Envases activos. El interés del consumidor por una alimentación más sana es otro de los factores que motivarán la demanda de los desarrollos que favorezcan mejorar de manera global la experiencia de consumo de los alimentos: no basta solo con mantener sus propiedades, el consumidor también buscará la potenciación de los aromas y sabores de sus comidas.

Envases conectados. La aplicación de tecnologías como la NFC, que permite la transmisión de datos a otros dispositivos móviles, aporta un valor añadido a los productos que la generación Z no pasa por alto. Desde cómo cocinar el alimento hasta qué efectos provoca en el organismo simplemente acercando el smartphone al envase.

Guardar

Tagged: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


 

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete a nuestra newsletter semanal

Si quieres estar al día sobre las noticias y tendencias que se mueven en el Mundo de la Publicidad, el Marketing y la Comunicación, este es el lugar perfecto.

Esta infomación nunca será compartida con terceros