21 agosto, 2016 Social Media

Spornosexuales vs fofisanos

Uno de los problemas actuales que tienen los hombres es la subida mediática dentro de las Redes Sociales del efecto spornosexual. Una nueva generación masculina de jóvenes que triunfan en las Redes Sociales por poseer y mostrar al público sus cuerpos atléticos, de una forma “semi-erótica”. En el otro lado tenemos a los fofisanos: aquellos que se cuidan fisicamente, menos que los anteriores, pero que viven mejor los placeres de la buena mesa y de la vida.

Desde hace tiempo sabemos que las Redes Sociales se han convertido en el escenario perfecto para darse a conocer, para tener un buen puñado de seguidores y, sobre todo, para mostrar al mundo entero los encantos de uno mismo. La spornosexualidad es una moda real y trata de subir fotografías de cuerpos fibrados, abdominales marcados o una simple pose enseñando el bíceps. Este fenómeno viral está haciendo que muchos hombres empiecen a odiar lo que es el movimiento spornosexual.

¿Qué es básicamente? Se trata de una metrosexualidad 2.0 que superlativa al “hombre objeto”. A un individuo de cuerpo musculado, rostro duro y sexualizado que juega a ser deseado. Es narcisista como nadie, disfruta enfrente del espejo con muy poca ropa encima y, en vez de las tradicionales revistas de moda, emplea las Redes Sociales (Instagram, preferentemente) para exhibirse públicamente a golpes de ‘selfies’ y celebraciones multitudinarias. La cuestión es exhibirse socialmente. Cristinano Ronaldo, David Beckam y Justin Bieber son los ejemplos más claros de lo que estamos hablando a nivel internacional. Los pectorales de Mario Casas y Miguel Ángel Silvestre son el eje de la cultura spornosexual española.

Una moda que está provocando una crisis al resto de los hombres que no lo son. El término fofisano triunfó, aunque no se lo crean, hace unos años en Estados Unidos y cuajó especialmente el año pasado gracias a la alegoría que le han hecho actores como Leonardo DiCaprio, Ben Affleck o Jason Segel, apareciendo en los medios sociales con un cuerpo “menos cuidado”. Es el paralelismo masculino a la reivindicación femenina de la ‘belleza real’ y define al típico hombre que practica ejercicio pero que no se priva del buen manjar y beber. En el panorama español, el caso más representativo lo hizo David Bustamente, luciendo tripita desde el caribe.

Aunque el fofisano ha existido toda la vida, su éxito actual se le debe a Mackenzie Pearson, una estudiante de la Universidad de Clemson. La joven publicó un artículo donde defendía que el “cuerpo de papi” (DadBod) es el que realmente atrae a las mujeres. Esta chica comentaba que la población femenina no siente tanto deseo por los hombres obsesionados con su musculatura y que viven por y para el gimnasio; sino que atrae un hombre joven, bien proporcionado, suficientemente sano y de cuerpo ligeramente fofo, que no gordo, ya que resultan más naturales y humanos.

Está claro que toda moda o movimiento cultural tendrá más probabilidades de éxito si hay condiciones sociales que favorezcan su expansión. No solo es la fuerza de la publicidad y de los medios de comunicación que imponen y crean nuevas representaciones en el imaginario popular, se necesitan expectativas generales y personales para que asienten. Más allá del dinamismo de los movimientos culturales, existen patrones que se incorporan a la vida cotidiana.

Tanto los hombres como las mujeres hacemos cosas para sentirnos bien con nosotros mismos y para ser confirmados por los demás. En esta búsqueda, y casi sin darnos cuenta, incidimos en el entorno. Vivimos en medios sociales donde la interacción es constante y a partir de ella resultan experiencias que se incorporan al conocimiento personal.

Y es que un verano perfecto no corresponde con un cuerpo perfecto. ¿O quizás si?

Tagged: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


 

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete a nuestra newsletter semanal

Si quieres estar al día sobre las noticias y tendencias que se mueven en el Mundo de la Publicidad, el Marketing y la Comunicación, este es el lugar perfecto.

Esta infomación nunca será compartida con terceros