25 octubre, 2016 Social Media

Restaurantes sin comedor ¿la nueva tendencia?

Nuestro ritmo de vida actual es frenético. Apenas tenemos tiempo para nada, incluso para comer tranquilamente. Y eso lo saben los restaurantes que cada día ven sus comedores más vacíos, ocupados por menos tiempo y además aumentando el consumo de comida para llevar o el de la comida a domicilio (o a la oficina).

Los gastos que tiene un local abierto son enormes y por eso parece que la última tendencia es a cerrar estos comedores y quedarse solo con la cocina. Restaurantes virtuales a los que no iremos a comer, tan solo encargaremos la comida para que nos la traigan.

Algunos restaurantes norteamericanos ya trabajan enfocados en este tipo de servicio: menús y platos pensados específicamente para la entrega. Realmente estos restaurantes son iguales que el resto, con la notable excepción de que no se puede ir allí, claro. Por supuesto, este tipo de restaurantes serán “visitados” de forma mayoritaria por el nuevo grupo de población que quiere algo específico y rápido, sin complicaciones y en cierto modo, con una atención más personalizada.

Porque este es otro punto a favor de los “restaurantes virtuales”. Aprovechando la experiencia de la “típica” comida rápida (pizzerías, etc.), esta nueva corriente de comercios gastronómicos guarda los pedidos de sus clientes y los clasifican. Todos salen ganando: el usuario es “recibido” con pedidos personalizados y sugerencias en base a sus gustos y, por el otro lado, el restaurante y los cocineros conocen de primera mano qué platos funcionan y cuáles no. Digamos que se definiría como una evolución de los clásicos “tupper” que nos hemos llevado en alguna ocasión al trabajo, pero en tendencia gourmet.

De todas maneras, no está tan claro que estos nuevos restaurantes tengan un gran ahorro con respecto a los tradicionales. Es cierto que desaparece el gasto en cubertería, local y camareros, pero por otro lado se precisa de un gran número de envases para llevar la comida y una flota de transportistas, entre otros gastos.

Lo que sí es cierto es que los fracasos, si existen, son más baratos al no tener costosos bienes inmuebles a la espalda. Eso, sumado a la rapidez para ver los resultados y los gustos de los clientes, hace que sea más “fácil” dejar de lado un negocio que no resulta rentable antes de que sea una losa inaguantable.

Así pues, auguramos una próxima “burbuja” de restaurantes sin comedor, ya que la apertura de uno de estos negocios es mucho más liviana económicamente que un restaurante tradicional. Asimismo, veremos cómo muchos de ellos cierran prematuramente permaneciendo, como siempre, los que sean más rápidos en adecuarse al mercado. La pregunta es ¿se trasladará esta tendencia a otros servicios que puedan sustituir un local por algo más virtual como una página web?

AUTOR: Fernando Cantillo

Tagged: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


 

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete a nuestra newsletter semanal

Si quieres estar al día sobre las noticias y tendencias que se mueven en el Mundo de la Publicidad, el Marketing y la Comunicación, este es el lugar perfecto.

Esta infomación nunca será compartida con terceros