22 septiembre, 2015 Social Media

Influir al influyente

Con este nombre tan “cool” nos referimos a una práctica de marketing que llevamos utilizando hace ya mucho tiempo: aprovechar la buena fama de alguien para difundir nuestro mensaje.

Muchas son las empresas que reconocen la importancia de esta práctica para la captación y fidelización de clientes. De hecho una parte del presupuesto de marketing va dirigido a cubrir esta estrategia. Y según los datos contrastados pueden estar entre el 5% y el 20% del presupuesto de marketing

El método es simple, aunque no sencillo: conseguir que personas influyentes en nuestro sector difundan ante su fiel audiencia nuestros productos, novedades… aprovechando su mayor alcance social, muy superior al nuestro.

Lo difícil es influenciar al influencer. Y desde WIMIT creemos que, aunque pueda parecer obvio, la mejor manera es mediante un contenido y/o producto de calidad. Hay que ofrecerle (al influencer y al resto del público) información que les interese. Tiene que ser algo novedoso y original. Su imagen personal se tiene que reflejar con la marca para que él se vea identificado, y a su vez, lo transmita a su audiencia.

Para ello, además, debemos conocer al objetivo de nuestra campaña, al influencer. Podemos hacer que se interesen por nosotros por varios motivos: porque les guste nuestra idea/servicio/marca; porque utilice nuestros productos o servicios; o porque simpaticen con nuestra proyección comercial.

Una posible clasificación sería la basada en el tipo de comunicación que pueda hacer. Tendríamos el líder de opinión, alguien a quien la gente escucha a menudo y confía en sus opiniones. Luego tendríamos el comunicador nato, ese alguien que sin tener ninguna relación profesional directa con el sector, posee un don especial para comunicar y su opinión es muy valorada. Por último tendríamos al famoso, cuyo principal valor es el número de seguidores al que puede llegar nuestro mensaje. Cada uno de ellos requiere una estrategia diferente y debemos tener claro qué podemos ofrecerle a cada uno de ellos.

En cada caso su interactuación con nuestra marca puede ser diferente: desde el simpatizante que simplemente estará conectado a nuestras redes siendo seguidor nuestro, hasta el “entusiasmado” que nos recomendará abiertamente, que es nuestro último objetivo.

Para lograr tener un marketing influencer lo ideal es que sigamos una serie de pasos. El primero es, por supuesto, identificarle y seleccionarle según nuestros fines. Tras ello, realizaremos un seguimiento de su actividad para conocerle mejor y saber sus intereses. El tercer paso sería contactar con él. Este contacto no debe limitarse a una petición de seguimiento o un saludo, si no que deberemos presentarnos como un contacto valioso, ofreciéndole contenido nuevo, de calidad y a ser posible en un formato original.

Esto, claro, es solo el principio. A partir de aquí nuestro siguiente paso es consolidar a estos nuevos amigos para que se sientan cómodos con nosotros y sigan expandiendo nuestra idea.

 

 

 

Tagged: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


 

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete a nuestra newsletter semanal

Si quieres estar al día sobre las noticias y tendencias que se mueven en el Mundo de la Publicidad, el Marketing y la Comunicación, este es el lugar perfecto.

Esta infomación nunca será compartida con terceros