28 septiembre, 2015 Social Media

El comienzo de una hermosa amistad

Estamos rodeados, totalmente rodeados por dispositivos conectados a Internet: teléfonos móviles, relojes inteligentes, cafeteras que saben cuándo nos despertamos y nos preparan el café, luces que cambian la intensidad con nuestra presencia… es ¡el Internet de las Cosas!El Internet de las Cosas (IoT en sus siglas en inglés) no es una tendencia, es ya una realidad. Y todas las empresas deben adecuarse a esta nueva forma de hacer las cosas. Según un estudio de Software AG (Franckfurt TecDAX: SOW), actualmente existen 2.000 millones de personas conectadas en todo el mundo y en 2020 serán 50.000 millones los dispositivos conectados, generando 40 billones de GB al año.

El pasado viernes 25 de septiembre WIMIT estuvo con Giles Nelson, vicepresidente senior de Estrategia de Producto y Marketing de Software AG, en el que nos presentó sus previsiones sobre este tema.

Según Nelson, este nuevo fenómeno transformará el consumo de tecnología convirtiéndolo en consumo de servicios. La generalización de sensores de todo tipo aplicados a la empresa, y su cada vez más bajo coste, añadido a la creciente cantidad de datos recogidos por estos sensores y por otros medios, hacen que el Big Data haya cambiado las prioridades de la empresa.

Si a todo esto le unimos que en breve (apenas un par de años) tengamos con nosotros conexiones 5G, el ancho de banda (y supuestamente la calidad de la transmisión) serán mejores y más grandes, aumentando el flujo de datos que recibiremos de varios medios diferentes.

Pero en estos tiempos dorados del Big Data, el mayor valor ya no es la cantidad de datos recibida (que casi tenemos asegurados en grandes cifras) sino el tratamiento rápido y el análisis de todos esos datos de una forma lo más rápida posible y con la mayor fiabilidad de que seamos capaces.

Imaginemos sensores en una máquina (ya sea una fotocopiadora o una excavadora) que nos permitan adelantarnos a la avería por medio del análisis de sus datos. O ser capaces de lograr abastecer una máquina de bebidas, por ejemplo, antes de que se agote el producto… “identificar fraudes bancarios o de adelantarse a una sobrecarga de la plantilla” como afirma Giles Nelson.

Es en este punto cuando nuestra marca puede aprovecharse de toda esta tecnología: oportunidades omnicanal al estar conectado con el cliente (mediante smartphone, smartwatch o cualquier otro wereable), aumentando y mejorando la comunicación en ambos sentidos; disponer de un inventario actualizado al instante; facilitar el seguimiento de la cadena de suministro; tomar decisiones lo más rápidamente posible y con el mayor número de datos; y un largo etcétera.

Llegan nuevos tiempos (y muchos datos) y las marcas deberán estar preparadas para ser capaces de procesar toda la información que ya está llegando. Y ya sabéis lo que dicen: la información es poder.

Tagged: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


 

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete a nuestra newsletter semanal

Si quieres estar al día sobre las noticias y tendencias que se mueven en el Mundo de la Publicidad, el Marketing y la Comunicación, este es el lugar perfecto.

Esta infomación nunca será compartida con terceros