11 agosto, 2016 Social Media

Donald Trump arrasa en las redes sociales

Hillary Clinton y Donald Trump son, para los que aún no lo sepan, los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos. Ambos han desarrollado un recorrido político exponencial, pero su camino en redes sociales ha sido muy diferente. Según indican los sondeos, aparecen igualados en la recta final aunque son ya pocos los que se fían de las encuestas ¿Qué dice la Red sobre su respectiva popularidad?

La campaña electoral de Hillary en las redes sociales es más serena, más meditada y con un desarrollo político bien pensado y estructurado, como el video en el que actores y cantantes apoyaban su candidatura y del que ya hablamos en WIMIT. Trump, sin embargo, es todo lo contrario: mediático, convulsivo, anárquico y muy populista, es auténtico showman. Uno funciona con la razón y el otro con la emoción.

El duelo Clinton vs Trump llega a un nivel de forofismo pocas veces logrado antes. Las encuestas bailan al son que tocan los medios con la fiabilidad que uno quiera concederles. Si hoy fueran las elecciones en Estados Unidos y estas se decidieran por el número de followers en redes sociales, el resultado contrastaría con algunas de ellas.

Clinton vs Trump

Veamos algunos datos. Empecemos por Facebook. Aquí los votos son likes, una medición en la que el candidato republicano casi duplica a Hillary (10.174.358 frente a 5.385.959) ¿Vídeos en streaming? Los de Hillary se han visionado 321.000 veces y no se han compartido; los de Trump, se han visto un millón y medio de veces y se han compartido 18.167.

En Twitter es difícil estar seguro porque ya han surgido informaciones que indican que una buena parte de los seguidores de Hillary en la red social podrían ser meros bots (ups!) que repiten idénticos mensajes, pero incluso dándolos todos por buenos, el magnate inmobiliario supera a Clinton en un 30%, de 10,6 millones a 8,1 millones.

“Tengo estas cosas llamadas Twitter y Facebook, que en realidad son increíbles. Es como ser dueño del The New York Times, pero sin las pérdidas”, aseguraba el precandidato republicano Donald  Trump en septiembre del año pasado, al hablar de las herramientas que más están jugando a su favor desde que lanzó su candidatura a través de las redes sociales.

Y todo así: en Youtube, treinta mil visionados de media por vídeo en streaming en el caso de Trump frente a los quinientos de Clinton (Trump tiene un 5.900% más espectadores que Clinton online); en Instagram (un medio en el que domina el magnate progresista), 2,2 millones de seguidores (Trump) frente a 1,8 millones (Clinton); y el Reddit, 197.696 suscriptores para Trump, 24.429 para Hillary. Para mayor amargura, la sección Hillary a Prisión tiene más del doble de suscriptores (55.228) que su sección oficial.

Pero de creer lo que cuentan los grandes medios americanos (cadenas de televisión, diarios nacionales) el mecanismo mediático Trump ha descarrilado después de su enésima metedura de pata y su infinita popularidad puede no ser suficiente para conseguir el trono presidencial ¿Trampa o realidad?

“Alguien dijo que soy el Ernest Hemingway de los 140 caracteres”, ha dicho Trump, al vanagloriarse de sus redes sociales. Sin embargo, los expertos no le atribuyen todo el éxito comunicacional exclusivamente a él.

El cerebro tras el manejo de sus redes sociales es un joven llamado Justin McConney (29 años) que es el gran responsable de crear una presencia sólida de Trump en la web y también de llegar a nuevos públicos. Desde que asumió su papel como encargado de redes sociales en febrero del 2011 (cuando Trump tenía 300.000 seguidores en Twitter), McConney se ha anotado varios logros.

Ya en campaña, fue el encargado de crear los populares videos de quince segundos de Trump en Instagram, considerados un verdadero éxito comercial y electoral. Los videos, de corta duración y que también son replicados en otras plataformas, son baratos y fáciles de producir, ya que generalmente solo muestran a Trump hablándole directamente a la cámara detrás de su escritorio. Sin embargo, muchos videos han sido exhibidos por las principales cadenas de televisión norteamericanas, por lo que el magnate ha obtenido más publicidad gratuita que cualquier otro en competencia. Simplemente, triunfal.

Redes sociales para desprestigiar

El candidato republicano publicó el pasado 2 de julio un polémico tuit que fue tachado de antisemita al implementar una estrella de seis picos y en el que acusaba a Hillary Clinton de corrupta y “torcida”.

hillary

Trump borró el tuit poco después y lo sustituyó por otro que cambia esta figura por un círculo donde dejaba entrever que las encuestas revelaban que la candidata del partido demócrata era calificada por el 30% como una persona deshonesta y por un 58% como corrupta.

Hay que tener en cuenta que estudios proyectados por Statista revelan que el 9.8% de los encuestados califican a Donald Trump de estúpido, arrogante, loco y payaso y que incluso el 2.7% de los encuestados lo consideraba deshonesto. “Desconozco cuál va a ser el impacto de las redes sociales en la decisión de los votantes pero sé que tienen un alto impacto en la visibilidad de los candidatos”, aseguró Jorge Meza, director de estrategia e innovación en Estrategas Digitales, según cuentan en Marketing Digital.

Melania entra en escena

La hoy esposa y famosa Melania Trump nació el 26 de abril de 1970 en Eslovenia e inició su carrera como modelo, pero según la campaña de Trump (y el partido republicano) ella estudió diseño de arquitectura en la Universidad de Eslovenia, aunque una biografía no autorizada por el periodista Bojan Pozar, afirma que esos estudios no existen.

Melania se ha mantenido hasta ahora en un plano secundario durante la campaña de su marido. Pero comprobando lo mediática que puede llegar a ser tanto por su belleza como por sus actos públicos, su marido no ha dudado ni un segundo en darle mayor protagonismo.

El perfil público de Melania empezó a crecer cuando su marido la invitó a hablar ante sus enfervorizados seguidores tras ganar las primarias republicanas de Carolina de Sur el pasado mes de febrero. Y es que aquí ya vale todo. Melania Trump sorprendió a propios y extraños al pronunciar un discurso muy similar al que ya había dicho unos años antes la primera dama, Michelle Obama. Las similitudes entre ambos son obvias y los usuarios de redes sociales, especialmente los de Twitter, no han tardado en ironizar sobre ello.

Una vez más, las redes sociales han dejado en evidencia las malas prácticas comunicativas de Trump, que no duda en utilizar siempre que tiene oportunidad. Le da igual las consecuencias sociales o políticas porque tiene la fuerza para darle la vuelta siempre que lo desee. Hasta ahora, la portavoz de la candidatura de Trump intenta defender a los suyos. Que cada uno tome sus conclusiones, pero su éxito mediático está asegurado.

AUTOR: Carmelo Aunión

Guardar

Guardar

Guardar

Tagged: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


 

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete a nuestra newsletter semanal

Si quieres estar al día sobre las noticias y tendencias que se mueven en el Mundo de la Publicidad, el Marketing y la Comunicación, este es el lugar perfecto.

Esta infomación nunca será compartida con terceros