23 diciembre, 2015 Social Media

Amor a primera vista

Ya se entregó el Gordo de la lotería y eso quiere decir que la Navidad ha empezado de manera oficial. Las marcas saben que estas fechas son un momento clave para su ventas anuales. Es ahora cuando es más importante que nunca diferenciarse y llamar la atención del consumidor. Abetos, copos de nieve o estrellas aparecen en todos los productos. Motivos navideños que ayudan a intensificar la sensación de regalo y que transmiten la sensación de hacer una compra diferente a la del resto del año.

Dorado, plateado o verde son colores típicos de la Navidad. Pero si hay un tono que triunfa por encima del resto es sin duda el rojo. Se trata de un color cálido primario que transmite energía y fuerza. Un color alegre que se asocia a la positividad. Pero ¿por qué estos colores están asociados a estas fechas? Aunque sobre su origen nadie se pone de acuerdo, parece que tiene que ver con el abeto y los frutos rojos que se colocan para adornarlo.

El dorado es otro de los tonos más usados a la hora de presentar los productos. Suele estar relacionado con el lujo y con la exclusividad, por eso es perfecto para dar esa sensación de estar ofreciendo al consumidor algo distinto y exclusivo.

Pero a la hora de pensar en el packaging de un producto, no solo importa el color, también la forma. Las últimas tendencias habla de productos pequeños y fáciles de llevar, respetuosos con el medioambiente, compatibles con las nuevas tecnologías, que evoquen alguna emoción y transmitan sensación de exclusividad, como ya hemos contado en WIMIT.

Hay marcas que incluso van un poco más allá y deciden ofrecer a sus clientes algo un poquito más especial. Es el caso Oreo, que ha lanzado un packaging navideño totalmente personalizado. La firma de galletas ha sacado al mercado un envoltorio lleno de dibujos, aunque la parte creativa, según cuenta Fran León en merca20, “viene por parte del consumidor, ya que será él el que coloree como quiera el paquete de galletas”. Se pueden añadir complementos como gorros, bufandas o manoplas, además de palabras navideñas, como snow, love y joy (nieve, amor y alegría).

Y es que en Navidad, todo es poco para conseguir que el cliente se decida por nuestro producto. Un buen packaging es sin duda la forma de lograrlo.

Tagged: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


 

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete a nuestra newsletter semanal

Si quieres estar al día sobre las noticias y tendencias que se mueven en el Mundo de la Publicidad, el Marketing y la Comunicación, este es el lugar perfecto.

Esta infomación nunca será compartida con terceros